Explora los naufragios de la Segunda Guerra Mundial con Ethan Daniels

Palau - Ethan Daniels

No es la oscuridad de abajo lo que me pone nervioso. Tampoco es la idea de las decenas de tiburones con los que he estado buceando en arrecifes cercanos. Lo qué me está incomodando es la inquietud que va implícita con la exploración de una tumba. Bañado por la luz suave de la mañana, voy descendiendo hacia un barco donde los hombres pasaban sus últimos momentos, donde la vida terminó de manera dramática y violenta hace 68 años. Se van materializando lentamente del azul los detalles monocromáticos de Iro, un colosal engrasador de la flota japonesa, y de pronto se vuelven más nítidos y precisos.

Proa del Iro en Palau - Ethan DanielsEl arco bien definido de la proa del Iro cubierto de vida. Foto: Ethan Daniels.Mi inquietud es trivial comparado con lo que los japoneses deben haber sentido. A finales de marzo de 1944, la mayor parte de las islas del Pacífico había caído en manos americanas. La marina japonesa fue prácticamente diezmada. Lo que quedó fue un pequeño número de buques de guerra, buques cisterna, buques de carga, transporte de tropas, todos con el ancla echada, y unos pocos hidroaviones en el confuso laberinto de islas de piedra caliza de Palau. Sus marineros debían saber que los americanos iban a venir.

Al pasar por encima del arco con incrustaciones de coral del Iro y su plataforma para armas enorme y circular, me imagino la mañana del 30 de marzo de 1944. Temprano, los aviones norteamericanos aparecieron sobre Palau y llovieron explosivos en los vestigios de la flota japonesa, parte de la Operación Desecrate 1. Los perturbados marineros a bordo del buque ya dañado debieron lanzar los botes salvavidas o saltaron por la borda a la laguna ya que era la perdición del Iro. Durante los dos días siguientes, los continuos bombardeos aéreos mandaron al menos 60 barcos al fondo.

Observando en la distancia, el barco fantasma está apreciablemente dividido por partes, íntegramente cubierto de esponjas, corales duros, ostras y tenues colonias de coral negro. Se ven las sombras del puente abierto y de la superestructura principal. Enciendo las luces de mi foco, un arrecife artificial se ha apoderado de la cubierta con colores vibrantes y verdaderos, sus equipos de combustible, escotillas y portillos son traídos a la vida. Me introzco por una bajada larga y estrecha debajo del puente, buceando por encima de una gruesa capa de sedimento acumulado que cubre el suelo del oscuro pasillo. El limo fino oculta cualquier efecto personal de las oscuras habitaciones que se encuentran a cada lado del pasillo.

Motor del Chuyo en Palau - Ethan DanielsEl motor del Chuyo está curiosamente desnudo, sin vida marina. Foto: Than Daniels.Saliendo de los confines oscuros de la nave, de vuelta a la cubierta, floto por encima de la sala de máquinas grande flanqueada por pasarelas como un espíritu inquieto. Aumentando esta escena espeluznante, cerca de la popa hay una banco de carángidos Caranx Sexfasciatus, nadando en espiral alrededor de una torre de carga que se eleva hacia el cielo lejano. Dando vueltas por la parte trasera del arma del Iro me doy cuenta de que es hora de volver a la realidad y empezar a ascender por el mástil más cercano. Al igual que las maderas de Palau, los mástiles del Iro presentan una superficie vertical ideal para la vida de una gran cantidad de organismos amantes del sol, que se alimentan por filtración, y por lo que mi parada de seguridad se pasa sin darme cuenta.

Durante el intervalo de superficie, me maravillo ante el pacífico panorama que me rodea. El paisaje es incongruente con el que se aprecia en el interior de la laguna de Palau con esqueletos rotos. Aunque podría no ser tan estético, los restos de guerra perdidos hace mucho tiempo (olvidados desde los intentos de rescate en la década de 1940 y los 50) han ganado muchos seguidores ya que son unos de los pecios más atractivos del mundo. Bucear entre ruinas abre una puerta a otro mundo, uno donde los marineros una vez vivieron, rieron, trabajaron y se divirtieron. Además estos barcos ofrecen una experiencia diferente donde es una constante las fuertes corrientes, las paredes verticales donde no se ve el fondo y los tiburones.

Sesenta minutos más tarde, en medio de Malakal Harbor, me sumerjo de nuevo. Una guía inclinada de anclaje me lleva al Chuyo Maru de 87 metros, redescubierto por Francis Toribiong y Klaus Lindemann en 1989. Es, posiblemente, el más estético de todos los naufragios de Palau, además Chuyo se encuentra en posición vertical, al igual que Iro, así que es fácil para orientarme cuando empiezo a explorar. El elegante perfil de Chuyo emerge de la clara agua azul de la laguna; veo el lado de babor, me dirijo a la parte más profunda de los restos del pecio, la sala de máquinas.

Chimenea del Iro en Palau - Ethan DanielsDerrocado por su violento hundimiento, una gran chimenea se encuentra en la cubierta del Iro, forrada por organismos marinos. Foto: Ethan Daniels.

Entrando a través de una claraboya abierta, me encuentro rodeado por algas y limo que cubren masivamente las pasarelas, escaleras y calderas. Aquí es donde los fantasmas de los marineros cobran vida, me imagino a los ingenieros tratando de mantener el corazón del barco con vida en esta imprecsionante sala de tres pisos.

Después de unos minutos, salgo y doy una vuelta alrededor de la popa, donde hay un arma montada en la cubierta envuelta en ostras, esponjas y corales. Estoy aquí para ver la mayor parte del barco que me sea posible, así que tengo que seguir avanzando, esta vez por el lado de estribor pasados dos compartimentos de carga algo cavernosos y hacia la superestructura deNaugragio Helmet en Palau - Ethan DanielsRestos de máscaras de gas en el pecio Helmet. Foto: Ethan Daniels.l carguero. Me coloqué en un punto donde el capitán debió permanecer antes de que la vida de su buque tuviese un trágico final. Pero ese buque, ahora cambiado, todavía existe. Donde la tripulación y los oficiales vivían y trabajaban ahora prosperan los invertebrados marinos de todos los filos principales y cientos de especies de peces.

Al igual que sus homólogos hundidos, Chuyo Maru no es sólo un sitio histórico de buceo recreativo. En las últimas décadas se ha transformado en un arrecife artificial, proporcionando refugio a algunos animales marinos, alimento a los depredadores y espacio colonizado por todo tipo de organismos marinos que, en otras partes del mundo, han visto mermados sus hábitats naturales. Debido a la óptima profundidad, la cálida temperatura del agua y la falta de corrientes apreciables, el armazón de acero del buque proporciona a las algas calcáreas un amplia área, y estas a su vez proporcionan una superficie idónea para que se de la vida para los corales. Los investigadores de otras partes del mundo han encontrado que los restos de naufragios son a menudo prósperas comunidades de coral, y con el tiempo se convierten en parte del entorno natural. Las poblaciones de corales raros, coralimorfos, zoantídeos y otros invertebrados, en comparación con que existen en los arrecifes naturales, pueden realzarse en pecios. Pero quizás la ventaja más inesperada de tener una gran cantidad de pecios de la Segunda Guerra Mundial en el fondo de la laguna de Palau es que se puede reducir la presión humana y el estrés de los puntos de buceo sobreexplotados, como el famoso Blue Corner, Nueva Dropoff y Canal Ulong.

Palo mayor del Iro en Palau - Ethan DanielsLa parte superior del palo mayor del Iro recubierto por corales. Foto: Ethan Daniels.Ahora en la mitad de la tarde, hora de la última inmersión del día. Después de un intervalo de superficie, me sumerjo en uno de mis sitios favoritos en toda Micronesia: Lighthouse Channel. Las fuertes corrientes hacen de esta una inmersión muy diferente a los dos anteriores. En menos de dos minutos, la corriente me ha llevado a una pared, perpendicular al canal. No es un arrecife natural, es el lado de babor del otro pecio a 24 metros de profundidad. El nombre del barco de 30 metros sigue siendo un misterio, es apodada la Boya 6 naufragio. En la estructura vertical del barco se crea un afloramiento muy rico de plancton que ofrece un lugar idóneo donde se alimentan las antias y las castañuelas. Además esta estructura ofrece muchos refugios para la vida submarina debido a que posee un sin fin de agujeros, tanto destruidos como intactos. Atrayendo a su vez de pequeños a grandes depredadores.

Podría ser menos importante que otros impresionantes pecios que hay aquí, pero es sin duda alguna el más colorido. Es como un festín de plancton, enormes gorgonias y exagerados corales blandos que decoran la cubierta deteriorada y el casco de proa a popa. Hay que ver el frenesí caótico causado por la relación de los restos con la corriente. A lo largo del casco de sotavento, en medio de pólipos Tubastrea, esponjas y corales negros, se arrastran numerosos nudibranquios Dragón azul (Glaucus atlánticus). Mientras en los bordes alrededor de la popa y de la salida del timón, estoy atrapado por un par de peces león mirando con expresiones altivas, desafiándome mientras se acercan a mi cámara. Cerca, un pez ángel asoma la cabeza por un agujero en el casco y después desaparece en las entrañas retorcidas del pecio. El buque se ha ido sumergiendo durante estas siete décadas, sin embargo, parece como si creciera naturalmente durante eones, produciendo organismos de arrecife que crecen en sus huesos de acero, colonizado por invertebrados.

A la deriva más lejos del canal, reflexioné sobre lo que he visto. La Boya 6 naufragio, como las demás, parece un testimonio de la impresionante potencia del mar para reclamar casi cualquier objeto, y hacer que florezca con energía y vida.

 Naufragios Ryuku Maru y Chuyo Mayu - Ethan DanielsIzquierda: Sala de máquinas del Ryuku Maru. Derecha: Ascenso de buzo con vista del palo mayor del Chuyo Maru. Fotos: Ethan Daniels.

Si son recuerdos de la violencia pasada o monumentos históricos, los naufragios de los buques de guerra de Palau son ahora residencias para peces e invertebrados. La flota japonesa hundida en Palau es uno de los conjuntos más singulares del mundo de los barcos debido a su historia, la diversidad de la vida marina y la accesibilidad. Por supuesto, los pecios se están deteriorando con el tiempo, la acción del agua salada se corroe continuamente uno de los buques más poderosos. A medida que pasan los años, estos pecios serán tragados por completo por la laguna, desapareciendo como si fueran simplemente leyenda. Presento este trozo de historia con gran respeto y un sentimiento de haber explorado trozos de historia viva, que siempre nos hacen recordar el pasado.

CUÁNDO IR

Los restos de Palau son accesibles todo el año, incluso en condiciones climáticas adversas.

CONDICIONES DE BUCEO

La temperatura del agua se enceuntra en torno a los 28-29 ºC durante todo el año. La visibilidad es de 9 a 27 metros, pero varía con el clima, las mareas y los puntos de buceo.

OPERADORES

Tours de Sam Palau, Fish N Fins o Palau Dive Adventures te puede llevar a cualquier pecio conocido. Antes de ir, hazle saber a tu operador que quieres concentrar tu viaje en pecios.

10 pecios a considerar: Iro, Chuyo Maru, Boya 6 Wreck, Teshio Maru, Gozán, hidroavión Jake, Ryuku Maru, Helmet Wreck, Bichu Maru y Amatsu Maru.

PRECIO

Siete noches de alojamiento, cinco días de buceo con inmersiones dobles a 900 dólares, dependiendo de dónde te gustaría estar.

Arrecife artificial en Palau - Ethan DanielsEstos naufragios albergan su propio arrecife lleno de vida. Foto: Ethan Daniels.

5 CONSEJOS PARA FOTOGRAFIAR PECIOS

1. Sea exigente. Ir a una sola parte del buque (por ejemplo, la sala de máquinas) y concentrar tus esfuerzos allí. Asegúrate de que tu guía sabe lo que quieres.

2. El uso de luz ambiental. La luz disponible generalmente es la única manera de mostrar el pecio entero.

3. Utiliza buceadores. Un modelo en la fotografía proporciona una escala: 6 metros de hélice no parecerá tan grande sin un punto de referencia.

4. Cuidado con el sedimento/Capas de limo ya que pueden degradar la visibilidad al instante, mira lo que tocas. Cada exhalación también puede desprender los sedimentos que pueda haber por encima.

5. Tener la "base de operaciones" en tierra, no hacer vida a bordo.

Fuente: ScubaDiving

 


( 2 Votos )

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Noticias de última hora

Quieres salir a bucear con nosotros, informaté de nuestras salidas y apuntate.

 

Selecciona tu idioma

Spanish Catalan English French Galician German Italian Portuguese Russian

Búsqueda

Newsletter Subdelmar

Últimas Noticias

El estruendo de Hiroshima bajo el Mediterráneo

ballena jorobada

La búsqueda de petróleo por métodos sísmicos que la petrolera irlandesa Cairn Energy prevé...

Leer más...

 

Comienzo de la Temporada 2013

inicio temprada 2013

Arranca la Temporada 2013 en Subdelmar, y os hemos preparado un pequeño video para que os...

Leer más...

 

Explora los naufragios de la Segunda Guerra Mundial con Ethan Daniels

Palau - Ethan Daniels

No es la oscuridad de abajo lo que me pone nervioso. Tampoco es la idea de las decenas de...

Leer más...

 

Dive Travel Show 2013

Dive travel show 2013Los días 1, 2 y 3 de marzo se celebrará en Madrid la 5ª Edición de Dive Travel Show 2013, la...

Leer más...

 

Foro Subdelmar

  • No hay mensajes a mostrar

Síguenos en twitter

NO_TWEETS_ERROR

Síguenos en Facebook

Club de buceo Subdelmar Somos un Club de buceo situado en Palma de Mallorca. Empezamos a funcionar con el firme propósito de pasarlo bien y disfrutar. Ponemos a vuestra disposición un sin fin de servicios de gran calidad. Todos nuestros cursos y actividades cumplen con los estándares de calidad y seguridad aportando la máxima satisfacción a nuestros alumnos y socios.
Dónde estamosSalidas del Club
Puerto de Portixol
07006 Palma Mallorca

Oficinas Centrales
Calle Sambara 73, 4-4
28027 Madrid
Quiénes somos CEO: David Zaurin
CTO: Daniel Mínguez
Editora: Mabel Herraiz

padi fedas cmas